Chatbots para bancos

Los bancos también se suman a los chatbots

Las entidades de servicios financieros necesitan estar cada vez más cerca del cliente, ofrecer productos a medida, generar confianza y también responder en tiempo y forma a sus requerimientos. Por ello, ya integraron a sus canales de comunicación las aplicaciones de mensajería instantánea con inteligencia artificial o bots. Leé de qué manera en esta nota.

La mayoría de los bancos ya incorporaron -o lo están haciendo actualmente- herramientas de mensajería instantánea como los chatbots, brandeándolos (personalización a su imagen de marca) y customizándolos a las necesidades concretas de los clientes. Así por ejemplo, BBVA en España ya cuenta con su chatbot que permite acceder a los usuarios desde sus redes sociales o WhatsApp.

Esta tecnología, que en los últimos años ha atraído inversiones por valor de 4.000 millones de dólares en todo el mundo (Y Media Labs Insights), puede beneficiar mucho al sector bancario.

Las entidades financieras comprendieron que estos canales de comunicación son cada vez más utilizados, acercan y fidelizan a sus clientes, brindándoles información financiera de sus activos de manera instantánea, las 24 horas y los 365 días del año. Además, les brindan la facilidad de realizar operaciones sencillas y pagos, optimizando sus tiempos, sin necesidad de salir de sus redes ni abrir o instalar una aplicación.

El chatbot financiero es un robot programado por la entidad bancaria que aprende mediante inteligencia artificial y permite simular una conversación humana con un usuario (“Cómo funcionan los chatbots?). A través de los mensajes, que en un futuro cercano podrán incluso ser de voz, el consumidor tendrá la respuesta a muchas preguntas, como por ejemplo la posibilidad de consultar su saldo, tener a mano su número de CBU, obtener un listado de los cajeros más cercanos, entre otras.

Para los bancos, se trata de sumar un canal de comunicación más, que los jóvenes (y no tanto) ya están utilizando en la vida cotidiana. Les permite estar más cerca de la gente, acorde a los tiempos actuales. En definitiva, el objetivo es buscar la comodidad de los clientes, para que puedan relacionarse con su banco dónde quieran y cuándo quieran.

‹ Volver